<< HOME
Repartidores de calor

UN DATO

• En España la calefacción representa como media el 47% del consumo de energía de un hogar. Y la calefacción colectiva para un edificio en bloque, representa cerca de un 33%.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

La instalación de calefacción centralizada más común es aquella que se realiza calentan­do agua a través de unas calderas que se encuentran en una zona común de los propios edificios. Esta agua se distribuye mediante tuberías hasta cada una de las estancias de los edificios, y se hace pasar a través de unos radiadores, que emiten calor a los espacios a calefactar.

En el caso de edificios que disponen de sistemas de calefacción centralizada, el primer paso debe ser conocer el consumo por vivienda, para poder individualizar los costes.

 

SABÍAS QUE…

• La individualización de los costes de calefacción se basa:

1.En el derecho de los consumidores a recibir información sobre sus consumos energéticos individuales de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria.

2.En el derecho a que la facturación de estos consumos se realice de acuerdo con su consumo energético real.

• La medición individual de los consumos de calefacción en sistemas centralizados es el primer paso hacia el control del gasto de energía y permite pagar de acuerdo con lo que realmente se haya consumido.

• Los dispositivos de medición para determinar la cantidad de calor consumido pueden ser:

· Medidor de energía térmica, colocado en la entrada de la vivienda.

· Repartidores de costes colocados en cada radiador. Estos miden y suman en el tiempo, las dife­rencias de temperatura entre el radiador y la habitación.

• Las válvulas termostáticas regulan de forma automática el caudal de agua caliente del radiador, aumentando o disminuyendo el caudal de agua caliente según la temperatura del termostato de la válvula.

• Los costes se reparten de forma fija y variable.

· Los costes fijos corresponden a los sistemas de bombeo y mantenimiento incluyendo las perdidas comunes.

· El coste variable se obtendría de la información de los sistemas de medida indi­viduales de cada vivienda o local del edificio.

• El reparto más habitual entre los vecinos consiste en dividir la factura final incluyendo todos los gas­tos asociados a la calefacción (combustible, mantenimiento, lectura, etc.), y establecer una división porcentual, de forma que todos los usuarios asuman un coste fijo y una parte variable vinculada consumo de los usuarios.

• El objetivo final es adaptar la temperatura para un adecuado confort. Las temperaturas de confort varían de un usuario a otro, por la edad, vestimenta y la actividad que se está realizando.

 

CONSEJOS PRÁCTICOS

Para saber en qué zona climática está su ciudad, según se establece en el Código Técnico de la Edi­ficación, se puede consultar esta dirección: https://www.idae.es/tecnologias/eficiencia-energetica/edificacion/repartidores-de-coste-de-calefaccion.